Jesús / Sananda – Una Autobiografía

Estamos muy contentos de presentar la autobiografía de Jesús/Sananda y las Nuevas Escrituras. Tal cual indicado por Sananda, no se harán extractos, paráfrasis, ni resumen de Sus palabras. Permitámonos tomar responsabilidad de asegurar la continuación de la integridad de las palabras de Sananda, tal y como Él las dió por primera vez.

Jesús/Sananda – Una Autobiografía

Transcrito por Kathryn E. May,
Enero 7, 2014, 8 PM, Los Angeles, California

Traducido por Moises y Viria

Me gustaría contarles la historia de mi vida como Jesús. Yo soy Sananda Kumara. Este es mi nombre espiritual – el nombre de mi alma. Cuando yo vine a La Tierra se me fue dado el nombre de Yeshua ben José, pero aquellos que me conocían cuando yo era joven me llamaban Emmanuel.

Les contaré muchas cosas que no concuerdan con la historia de mi vida a como fueron relatadas en La Biblia. Algunas de estas correcciones han sido publicadas en mis Nuevas Escrituras, las cuales fueron transcritas por mi presente escriba, Kathryn, quien ha acordado a tomar estos mensajes y presentarlos al mundo hasta que yo pueda regresar a ustedes en persona. Alguna de ésta información básica también aparece en su libro, “¿Quién Necesita Luz?” Sin embargo, yo ahora terminaré la historia escribiendo mi propia biografía.

Yo hago esto no porque me interese si la gente me conoce o no, sino por las implicaciones que esto conlleva para con mis enseñanzas. Deseo dar exactitud y claridad al mensaje que yo intenté traer al Planeta Tierra, y parece que éste es un buen momento para hacerlo.

Intentaré proyectar una imagen de los elementos básicos de mi vida, y mencionaré brevemente sobre mis creencias fundamentales, las cuales son mucho más simples y consistentes que las historias que La Biblia les hizo creer. Yo vine a predicarles acerca del amor de Dios, acerca de las maravillas de la creación de Dios, y a enseñarles que Amor es lo que verdaderamente importa, nada más.

Yo nací de mi madre, María, en la primavera (no el 25 de diciembre). Es verdad que ella era una mujer joven, y que a ella se le anunció por el Arcángel Gabriela que ella tendría un niño el cual era mandado directamente de Dios. La energía del Creador Supremo fue la fuente de energía de la información del cuerpo humano que fue creado en el vientre de mi madre, así que es verdad que el cuerpo del infante no fue concebido en la manera usual. José, quien llegó a ser el verdadero padre del niño que yo vine aquí a ser, fue un buen hombre y de gran fe, y aceptó la responsabilidad de cuidar de mi y de los niños que llegarían después a nuestra bendecida familia.

No es cierto que yo nací en un pesebre, o que mis padres eran pobres. Nosotros estábamos rodeados de familia cercana y de amistades; vivíamos cómodamente y pudieron proporcionarme una buena educación. Yo tuve un hermano Santiago, y a una hermana, Marta. Después, fuimos seguidos por un joven hermano quien llámanos Simón. Yo también estuve rodeado por primos cercanos, tías y tíos quienes supervisaban nuestro crecimiento y bienestar, y quienes tomaban placer en nuestra compañía. Una de mis amigas más cercanas y compañeras de escuela fue María Magdalena, quien fue el amor de mi vida desde nuestra temprana edad.

Ahora, es importante que todos ustedes sepan acerca de la formación de mi identidad porque esto les dirá muchísimo acerca del gran amor que Dios siente por la humanidad, y les hará vislumbrar el funcionamiento y los planes de la Compañía del Cielo.

La persona y la vida que ustedes conocieron como Cristo Jesús fue planeada muy cuidadosamente de antemano, con la previsión de que tal vida traería cambios enormes y esperanzadamente, un nuevo entendimiento del Verdadero Camino de Dios. Se pretendió levantar la consciencia de la población del Planeta Tierra, el cual estaba sumido en la lucha contra la Oscuridad, casi abrumado por las olas de invasores Oscuros quienes encarnaban una y otra vez; monopolizando el poder y la riqueza en el planeta, y continuaron haciendo esto hasta el año pasado, cuando el Concejo Galáctico finalmente fueron capaces de venir al rescate de la especie humana de una manera más directa.

Cuando yo vine, hace 2000 años, fue mi intención comenzar el proceso de Ascensión, el cual marcaría el comienzo de la Época de Oro. Nosotros sabíamos que era un reto muy difícil, y queríamos asegurarnos de su éxito creando la situación que ofreciese la mejor posibilidad de triunfo. Fue decidido que yo encarnaría como el alma que se uniría con el bebe Yeshua, pero que esto era una tarea muy difícil para una sola alma de llevar a cabo, así que fue sugerido que creáramos una entidad más poderosa juntando fuerzas con otra alma; o tal vez otras dos almas, las cuales se unirían para convertirse en una vida.

Esta fue la creación que se acordó: Yo iba a ser unido, en el cuerpo de Yeshua, junto con mi querido Hermano y compañero Startseed, el que ustedes conocen como Saint Germain, un alma antigua del linaje de Kumara al igual que yo. Fuimos entonces unidos por el que ustedes conocen como El Morya, cuya identidad no ha sido revelada totalmente hasta el día de hoy. Nos sentíamos muy cómodos el uno con el otro en amor y confianza pues nos tranquilizaba el saber que no importaba lo que esta vida trajera, nosotros podríamos manejarlo juntos. Yo sería el “alma líder” y tomaría la responsabilidad y homónimo por el cual la persona de Jesús sería conocida. Fue un gran consuelo para mí saber que iba a ser tan apoyado.

Fue nuestra esperanza la de traer Luz y Amor a todos. También fue planeado que María Magdalena, quien llegaría a ser mi compañera de toda la vida y esposa, fuese creada de nuestras tres llamas gemelas y que compartirían el cuerpo de María. Nuestro intenso amor y atracción uno hacia el otro como llamas gemelas permitiría la unión más fuerte posible, y proveería el balance necesario para crear una igualmente poderosa socia femenina; pues fue importante para el Creador Supremo, y de acuerdo con el Consejo Galáctico, que la energía femenina también fuese plenamente representada.

Madre/Padre Dios, como los creadores de esta galaxia – La Vía Láctea, fueron íntimamente involucrados a cada paso del camino, y supervisaron este proyecto el cual traería la Consciencia Crística de vuelta a nuestra querida Madre Tierra y su sufrida humanidad. Como pueden ver, no hay coincidencias o accidentes en el planeamiento de eventos que son escogidos para ser desenvuletos en el planeta. Todo es cuidadosamente planeado, aunque el libre albedrío en el terreno no siempre permite la impredecible ejecución de los planes. En este caso, tomó casi 2000 años para que nuestro cuidadosamente trazado plan llegase a buen término.

Mi niñez y educación fueron tiempos felices, un período de preparación y expansión, pues yo necesitaba acostumbrarme a la experiencia de cohabitar en un cuerpo con dos otras inteligencias, pero nos acoplamos bien el uno con el otro tal y como siempre habíamos hecho, y Maria experimentó lo mismo. La memoria de mis orígenes y misión no estaban completas al principio, pero se volvieron más claras conforme yo crecí. Estudié y viajé, pero siempre regresaba a mi familia y a mi María.

Yo sentía tanto amor por mi familia y por mi amada María que nuestro destino juntos era absolutamente claro. Nos casamos en una celebración jubilosa en el ceno de nuestra familia en Nazaret, y empezamos una vida juntos dedicados a traer Luz y Verdad a nuestro mundo.

María me acompaño en muchos de mis viajes a otros pueblos, y nuestra casa se volvió un lugar de congregaciones y conversaciones. Yo no me consideraba como un maestro o conferencista. Yo simplemente compartía el profundo amor que yo sentía por Dios y por la humanidad. Yo conocía el profundo respeto y afecto de nuestro Creador Supremo, de nuestra Madre/Padre Dios, y de los Maestros Ascendidos, quienes habían sido mis amigos y maestros en los eones antes de mi trayectoria como Jesús. Yo estaba absolutamente seguro de que la representación de Dios como un juez enojado y punitivo estaba totalmente errónea. Yo también sabía que no existía el infierno, no fuego y azufre, y no Satanás.

Yo quise traer el mensaje de amor y perdón a todo quien me encontrase, pero prontamente empecé a sentir la intensidad de la reacción de cualquiera que estuviese cerca de posiciones de poder o de influencia sobre otros. Su resistencia a mi historia de amor era clara, insistente, y basada en el temor de perder algo que ellos sentían no poder dejar. Esta negatividad no se limitó a los líderes religiosos de mi propia fe, quienes no abandonaron su imagen de un Dios enfadado y vengativo tan fácilmente. Más bien, traspasó límites religiosos y filosóficos, y en veces vino de fuentes inesperadas.

Mientras más compartía mi mensaje, más comencé a ver que la gente en cualquier posición de autoridad le temía, porque inspiraba la libertad personal y de pensamiento independiente que desafiaba todas formas de control autoritario. La gente empezó a afluir a las congregaciones cuando yo traía el poder del Creador Supremo para curar a los enfermos, y aquellos quienes se sentían despojados en la idea de llegar a su fin de vida sin ninguna esperanza de entender su lugar en el Universo quedaron facinados y aliviados de escuchar mis afirmaciones de que si, hay una vida después de esta vida, que existe la posibilidad de reencarnar, y de que Dios es Luz!

Si, yo hablé acerca de mis memorias de vida en dimensiones más elevadas, donde toda la vida es guiada por Leyes Universales, donde la paz reina, y donde uno puede aprender a crear con sus pensamientos e intenciones profundas. Allí, el aprendizaje continúa en las maneras más expansivas e ilimitadas, y los misterios del espacio y tiempo son fácilmente comprendidos. Los Ángeles sin duda alguna son reales, y las almas pueden ser perdonadas por toda una vida de transgresiones y ayudadas a aprender un nivel más alto de entendimiento, una mayor cercanía a Dios.

Yo también enseñé que es nuestra responsabilidad como seres inteligentes de respetar y sostener como algo precioso nuestra bendecida Madre Tierra, la cual provee todo y nutre todo sobre su pecho. Humanos, animales, todas las criaturas, plantas y lugares sagrados en su superficie ameritan nuestra protección y respeto, porque éstas son expresiones de Dios tanto como lo somos nosotros. Yo no comí carne, ni fomenté la crianza y masacre de animales de ningún tipo para comida. Con atención a las necesidades particulares de plantas nativas en el clima seco mediterráneo donde vivíamos, el cultivo de frutas y vegetales proveyó una generosa exuberancia, suficiente para todos.

Hubo muchas enseñanzas simples, y yo le hablé a todo dispuesto a escuchar sobre las glorias de la vida cuando el Amor es puesto sobre todo lo demás. Por supuesto que, esto entró en conflicto directo con los conquistadores Romanos cuya civilización, con todas sus ventajas culturales, estaba fundada firmemente en guerra y conquista. Así que, mi mensaje de amor, mientras que levantó la esperanza y confortó a muchos, me puso en desacuerdo con las autoridades a través de la región.

Mis amigos y estudiantes sucesivamente enseñaron el mensaje del Amor de Dios a dondequiera que fueron. Ocasionalmente, ellos tomaban notas, y María Magdalena registraba algunas de nuestras enseñanzas de una manera más formal en su llena de gracia, clara lengua. Estas escrituras han sido en su mayor parte escondidas, revisas, o re-traducidas para presentar una perspectiva totalmente diferente – las cuales engendran temor, carencia, y sentido de derecho. La Madre Tierra fue descrita como una fuerza a ser conquistada, y el Amor de Dios fue sombreado con desprecio y arrogancia. Nuestro simple y directo Arameo fue retorcido a densas y torcidas parábolas.

Yo disfruté el uso de parábolas para ilustrar el punto, pero donde fui citado, mis explanaciones para los ejemplos que di fueron dejadas fuera, y el resultado fue turbio y contradictorio.
Esta es mi razón por la cual doy estos mensajes al mundo a este momento: para ayudar a aquellos quienes sintieron la verdad de mi mensaje a encontrar su camino de vuelta a los simple placeres de saber quienes son, de donde vienen, y cuál es el verdadero sentido de la vida.

A través del universo, la vida prospera. No estamos solos, ni somos nosotros la civilización más avanzada. Lejos de eso. Nuestros hermanos y hermanas de las Estrellas están en los cielos sobre ustedes, esperando pacientemente ser de ayuda en el más importante esfuerzo que un ser pude tomar parte en – la Ascensión de la población entera del planeta. Con esta elevación de almas a dimensiones más elevadas, nosotros también experimentaremos la elevación de energías a través del Multiverso, pues es un proceso Universal. El destino, el impulso interior de toda forma de vida es alcanzar ésta evolución a dimensiones más elevadas, y ustedes son parte de este proceso, todos ustedes.

Ahora debo volver a la historia que les prometí – la historia de mi vida. María y yo continuamos viviendo y enseñando, tuvimos dos hijos, un niño y una niña, y por un tiempo vivimos una vida casi ideal tal y como una familia pudiese haber experimentado. Eran tiempos más simples, y nosotros generosamente apoyábamos emocionalmente y financieramente a nuestras familias y a nuestra comunidad de manera que podíamos viajar, hacer nuestro trabajo de sanación, y continuar a difundir nuestro mensaje a través de lo que se conoce hoy dia como el Medio Oriente y más allá. Nuestras queridas amistades nos recibían tan calurosamente, nos cuidaban con mucho amor y a nuestros hijos, y gracias a ellas, se hizo posible que nosotros pudiésemos divulgar nuestro mensaje extensivamente.

Yo era fiel a mi María, mi amor, mi inspiración y el centro de mi vida, a como todavía lo soy. Nos mantuvimos como almas gemelas incluso cuando continuamos nuestra larga relación con el Planeta Tierra y sus amados seres humanos. Desde entonces, ella ha encarnado, ella se encuentra ahora en un cuerpo, tal y como la mayoría de los Maestros Ascendidos – especialmente las contrapartes femeninas quienes están aquí para acomodar la Era de la Feminidad.

Ustedes están todos familiares con el supuesto fin de mi vida, cuando las fuerzas de la Oscuridad entre ambas la comunidad Judía y el gobernanza Romana se aliaron para perseguirme como un traidor y un agitador. Ellos pusieron una orden de arresto, yo fui alertado, y aparente lo inevitable vendría a pasar; yo me convertí en un ejemplo de orden para sofocar la creciente instiga contra el opresivo dominio Romano.

Yo llame para juntar a mi familia – no les llamaba discípulos; ellos fueron mis amigos cercanos y camaradas de viaje, mis compañeros de confianza. Ninguno era más leal o devoto que mi más querido Hermano Judas, como ustedes le llaman. Yo le llamé a mi lado para hablar con él acerca de la inminente confrontación con los soldados Romanos. Yo le pedí que fuese él con ellos, a decirles de mi paradero para así evitar una turba búsqueda y confiscación que hubiese puesto a toda mi familia en peligro.

Él ejecuto mis deseos lealmente, a como yo sabía que él lo haría, pues era el Alma de Luz encarnada, Lucifer, hijo de mi amado Hermano a quien ustedes hoy en día llaman Saint Germain. Él fue y es un Portador de Luz de Dios, a como su nombre representa. Él no tuvo en aquel entonces, ni nunca ha tenido ninguna conexión con la creación fantástica que Los Oscuros llaman Satanás. No hubo soborno ni traición – él me amó en aquel entonces de la misma manera que ahora, sin reservaciones.

Y sucedió entonces que yo fui tomado en custodia, dado un breve juicio pre-juzgado de la mano del autocrático Poncio Pilato y llevado a ser atado y clavado con estacas, no a una cruz sino a un árbol grande en los comunes, en completa vista de la población. No se me dió el honor de ser puesto en una cruz, contrario a la posterior historia artificial.

La entera procesión y ejecución llevó poco del drama o esplendor de la versión de Hollywood. Fue una fría demostración de crueldad y crudo abuso de poder. Yo fui atado al árbol, clavos en mis pies y manos, causando gran dolor y angustia a ambos el árbol y a mí.

Yo fui capaz de dejar mi cuerpo, llamar a mi creador para que me protegiera y sostuviera, y pusimos el cuerpo en un estado de coma profundo, al cual ustedes podrían llamar animación suspendida.

Nosotras las almas que habían habitado el cuerpo hasta entonces, fuimos capaces de ascender a las dimensiones más elevadas mientras atendíamos al cuidado del cuerpo. Mantuvimos el hilo de vida vivo hasta que el cuerpo fue llevado, y con el cuidado de nuestra amada madre y esposa, el cuerpo fue luego resucitado.

Sí, yo después me encontré con mis amigos en el camino, y me le aparecí a Pablo, también, después de que pasé un corto plazo recuperándome de las heridas, con la exquisita ministración de mis dos Marías milagrosas. Yo no dejé el planeta en ese entonces. No, yo seguí viviendo.

Viajamos a Francia, donde fuimos bienvenidos y protegidos, y donde tuvimos la oportunidad de proveer la educación y seguridad que nuestros hijos requerían. Fue allí donde nuestro tercer hijo nació, y María Magdalena estableció su propia escuela de mística. Nosotros luego viajamos a Turquía y al Lejano Oriente, donde también fuimos bienvenidos.

Yo sentí una gran conexión con el Budismo, y deseé unificar las enseñanzas a incluir muchos de las principios del Budismo – poniendo énfasis en la creación de paz a través del desarrollo de la paz dentro de nuestro ser, la concentración en la búsqueda interna, y el uso de la meditación para alcanzar vibraciones más elevadas y conexión con Dios.

Fue en Tibet donde yo encontré los lugares místicos y míticos donde el cielo y la tierra se unen. Allí existen portales al interior de la tierra, y los monjes han estudiado las profundas técnicas curativas y prácticas silenciosas que les permite vivir por cientos de años. Yo permanecí con ellos por extensos períodos durante mis ocho décadas de vida, en perfecta salud.

Fue una larga y gratificante vida, llena de abundante compañía especialmente en mi avanzada edad, en silenciosa contemplación del abrazo del amor de Dios. Yo regresé de mis viajes para estar con mi amada María en nuestros últimos días. Nosotros permanecimos en Francia, con ocasionales estadías en Inglaterra y Escocia, hasta mi muerte natural a la edad de 86, y mi María me siguió a corto plazo después. En aquel momento sentimos que habíamos empezado un despertar, pero nos dimos cuenta de la campaña de Pablo, quien se autonombro Apóstol, y tomó sobre sus hombros la tarea de crear una secta llamada Cristianismo.

No fue mi intención la de crear una religión. Yo solo quise traer el mensaje de Amor y Luz, el cual hubiese eliminado las enseñanzas de las existentes religiones del mundo. El nuestro fue un mensaje directo al punto – el cual, si se hubiese dejado florecer y esparcir, hubiese creado paz en el Planeta Tierra, o por lo menos hubiese establecido un bastión contra la inundación de las Energías Oscuras las cuales llegaron con la creciente invasión de los geneticamente modificados Reptilianos. Sin embargo, tal cual suele suceder, ocurrió que aquellos que profesaron ser nuestros partidarios, fueron los que crearon la distorsión más duradera de nuestras enseñanzas.

Cuando Constantino ordenó la recopilación y publicación de la Biblia con todas mis enseñanzas disponibles, el resultado no fue nada preciso ni completo. Sus intenciones fueron políticamente motivadas. El quiso controlar el floreciente de lo que se empezó a llamar en aquel entonces Cristianismo – el reconocimiento de la Consciencia Cristica en el Planeta Tierra. El Emperador vio la amenaza de permitir que La Luz se filtrase por su vasto y cada vez más inmanejable Imperio.

La alegría y la paz aíslan a la gente de la propaganda y atemorización, y la fe en una gloriosa próxima vida en la presencia de Dios tiende a hacerles valientes en su resistencia a ser controlados. La alianza a la familia, a la comunidad y a Dios diluyen la lealtad a cualquier entidad política, disolviendo barreras artificiales de fervor nacional. El sacerdocio, que era una entidad poderosa con su derecho propio, se alineo con las necesidades de Constantino porque era para beneficio de ambos el mantener el poder del Patriarcado-como-religión.

Y así, el documento que ustedes llaman La Biblia fue creado. El Viejo Testamento estableció el tono, con su énfasis en guerras, competición y venganza. La imagen de Dios que esto pintó combinada con las enseñanzas de las más estrechas y violentas sectas de un temprano Judaísmo; cuales fueron designadas a alinearse con las escrituras posteriores, que en sumayoría fueron redactadas, reinterpretadas y rediseñadas para crear los confusos y contradictorios mensajes que ustedes encuentran hoy en día.

El concepto del pecado fue introducido en las escrituras, y la imagen de un Satánico anti-héroe, surgió del temeroso folcklor que habían usado los padres para someter a sus hijos, se volvió una herramienta primordial de control. Culpabilidad y vergüenza se centraron alrededor del control de prácticas sexuales y de obediencia a un poder externo, un Dios castigador. Este “Dios” fue sin duda, una imagen del Emperador controlador, pero no tiene parentesco alguno al Dios quien fue mi Padre de la Creación, mi propio amado Creador.

Yo definitivamente les diré, un niño no puede nacer en pecado, debido a que un infante es completamente Luz inocente, nunca tocado por la Oscuridad, un alma pura en el proceso de comenzar una nueva vida. La creación de un niño es un acto sagrado, bendecido por todos en el Cielo. Nada que un infante pueda ser o hacer se podría asociar con pecado o con el mal.

Hay una restante travesía que debe de ser discutida aquí, y que debe de ser sanada antes que la gente de la Madre Tierra pueda ser capaz de vivir en paz. Esta es la idea de que el Cristianismo es la única verdadera religión. Yo no, ni nunca, enseñé que yo fui el experto final, o el único hijo de Dios. Todos somos hijos de Dios. Ninguna sola persona o conjunto de enseñanzas son La Última Palabra – superiores a las otras. Solo hay un solo Creador Supremo, El Creador de toda la Creación. Ningún individuo o religión tiene una línea directa o posición preferida ante Él, y a la misma vez todos son iguales en sus ojos.

Así que como pueden ver, la idea de guerras religiosas es absurda. Cada alma en La Tierra y a través del Multiuniverso tiene un lugar igual en Su corazón, y una línea abierta para comunicarse, sin la necesidad de intermediarios, padres, o canalizadores. Cada uno de ustedes nació con la habilidad y el deseo de conectarse al Amor, protección y perdón de nuestro Creador. El hacer esto solo traerá alegría y satisfacción profunda a todos.

Yo no les ofreceré detalladas descripciones de la gente y los lugares que me encontré en mi vida. Esos elementos no son importantes, excepto para confirmar mi amor por el ser humano, y mi estrecho apego a mi familia, esposa e hijos. Yo no soy el tema en las enseñanzas que Dios quiso traer a la Tierra. Yo fui el vehículo para Su mensaje de Amor. Los eventos de mi vida solo son importantes a como estos iluminen lo que yo representé y lo que yo le enseñé a otros. Mi mensaje fue cambiado cuando la crucifixión fue inventada como la pieza central y punto de más enfoque de mi vida.

La imagen de mi cuerpo colgando de una cruz es ciertamente un constante recordatorio para todos que serán todos castigados por creer en mi y en mis enseñanzas. Es una horripilante amenaza, y esto borra la alegría. Esta indeleble imagen sola ha hecho más daño que todas las palabras que se hubiesen podido decir para desalentar exuberancia, celebración y fe. Esta suscita tristeza y pavor, depresión y desesperanza. ¿Qué conforte puede uno tomar en la declaración, “Cristo murió por tus pecados?” Debo decirles ahora mismo: enfáticamente yo no lo fui.

Mi castigo en las manos de mis perseguidores no me derrotó, ni tampoco morí. Ni mi vida o mi muerte tuvieron nada que ver con pecado – suyo o mío. Yo vine al Planeta Tierra a representar la personificación de una buena y amorosa familia; la cual obviamente no tuvo nada que ver con el celibato, vine a enseñar por medio del vivir entre otros, y vine a levantar los corazones de aquellos que habían sido pisoteados y sujetos a prácticas políticas y financieras injustas. El abuso de poder era rampante en aquel entonces tal como sigue siéndolo hoy en día, aunque los medios de robarle a los pobres para dárselo a los ricos se ha vuelto mucho más eficiente en tiempos recientes.

Mucha gente parece horrorizada al leer las canalizaciones mías y también las de Padre/Madre Dios las cuales incluyen extenso contenido político. Yo me pregunto porqué piensan ellos que mis enseñanzas podrían ser separadas de las condiciones bajo las cuales la gente vivió, o de la opresión que causó sufrimiento masivo y depravación.

La gente que se encuentra sufriendo bajo la opresión tienen poca energía después de batallar para sobrevivir, y son vulnerables para todavía más opresión. Ellos también tienen más dificultad en mantener sus corazones llenos de Amor y sus mentes abiertas al mensaje de Dios. Fue mi intención la de levantar las condiciones bajo las cuales la gente se encontraba viviendo, al igual que el estado de sus vidas espirituales.

Yo también fui un sanador, tal y como aun lo soy. El sufrimiento físico causado por enfermedad y discapacidad han sido desde hace mucho tiempo agravados por la mala dieta, sobrepoblación y condiciones ambientales tóxicas. Fue mi deseo el de aliviar el innecesario dolor de las enfermedades físicas porque esto tiende a dejar la gente exhausta y desesperada. Ellos recurren a Dios por consuelo y curación, y cuando hacen esto, les quiero traer el alivio y alegría que viene con la sanación. Esta es la razón por la que yo estoy trabajando con tantos Trabajadores de Luz quienes ahora son sanadores.

Es hora de que todas las criaturas de la Madre Tierra sanen, y para que la Madre Tierra se restaure después de un milenio de abusos en las manos de los seres humanos. Es hora para el Gran Despertar a la Verdad de que somos Uno. No hay individuo, ni animal, ni árbol que no esté inherentemente conectado a través de la fibra de su ser a cada otro ser viviente. Un árbol siente dolor cuando es cortado; este amerita ser honorado y respetado cuando es usado para la construcción de una casa. Y mejor aun, la tecnología para completamente evitar el uso de productos del bosque estará a la mano y pronto serán traídas a La Tierra por sus Hermanos y Hermanas Galácticos

¿Qué tipo de mentalidad es requerida para causar que toda una civilización agote y devaste su hogar, la fuente de todo lo que necesitan para sobrevivir? Yo creo que es la misma Oscuridad que alimenta el auto-odio y el odio hacia otros que no son como uno mismo. El supurante odio ha fluído a través de las relaciones entre seres humanos y sus compañeros en La Tierra, creándo una atmósfera envenenante en la cual los animales se volvieron unos a otros y empezaron a pelear y a comerse uno al otro. A como la vibración de Amor cruza a través del planeta, elevando corazones y mentes, los animales responderán sintiendo y comportándose como hermanos uno del otro.

Eventualmente, todos los Reinos de La Tierra se unirán a los seres humanos en armonía y amor, y eso de comernos unos a otros será algo del pasado. Los cuerpos Humanos están evolucionando a ser nutridos por una dieta de vegetales y fruta, y los animales cambiaran junto a ustedes. Esto ya a comenzado, para ambos humanos y animales.

Los mismos penetrantes efectos se aplican al clima, pues la conciencia de la humanidad provoca la misma violencia en los patrones del clima tal y como lo hace en el Reino Animal. La Madre Tierra se encuentra ahora logrando su limpieza y restauración al Edén puro de sus comienzos. La Humanidad será interrumpida y abrumada por la violencia de sus reacciones, o ustedes elevarán sus vibraciones día a día, de esta manera mitigando los efectos de sus acciones de auto-protección.
Yo les digo estas cosas acerca de los desarrollos actuales en La Tierra porque, yo sé que mi trabajo con la humanidad nunca terminará. Yo pasé de la experiencia de vida en un cuerpo tridimensional directo a la quinta dimensión. Entiendan que, yo ascendí, trayendo mi cuerpo conmigo, al igual aque todos ustedes lo harán. Esta parte de la historia Bíblica es parcialmente correcta. Se le llamó la resurrección, la cual no es tan precisa como a la descripción de ascensión. Yo no solo volví a la vida, sino que elevé mi cuerpo conmigo a dimensiones más elevadas. Aquellos de nosotros que hemos logrado esto tendremos ahora un cuerpo disponible para cuando deseemos volver a La Tierra, sin necesidad de pasar por el proceso de nacimiento e infancia.

Yo les ofrezco este breve resumen de mi vida para revelarles a ustedes las más destructivas de las ideas que fueron presentadas como si hubiesen sido mías, como si estas representasen las Verdades tal y como se aplican a nuestro Creador y su relación con nosotros. Hay mucho más que les podría contar, pero deseé procurar las más atroces falsedades – las cuales crearon las más grandes distorsiones de la Verdad de nuestra relación con el Creador Supremo y la Compañía del Cielo, y todos quienes están aquí ahora asistiéndoles en su venida Ascensión.

Yo les sugiero que lean este mensaje auto-biografía en el contexto de los mensajes canalizados anteriormente de Madre/Padre Dios, los Creadores de la Galaxia La Vía Láctea, quienes les han dado muchas más extensas y detalladas descripciones. Estos fueron canalizados anteriormente por nuestra querida Kathryn, y estos se llaman “Cuando Dios Me Pellizcó el Dedo del Pie”. Estos proveen la oportunidad de sentir como es que trabajamos junto con otros Maestros Ascendidos para lograr este glorioso e histórico proceso de Ascensión. Escucharan el Amor en sus voces y la Verdad en sus palabras, las cuales están completamente alineadas con las mías.

Yo creo que ustedes llegaran a sentir el gran Amor que tenemos por ustedes, y el Amor que yo he cargado en mi corazón por todos estos Eones. Cuando otros habían perdido su fe en los humanos del Planeta Tierra, mi Fe y mi Amor se mantuvieron fuertes, y en mi fe yo ahora he sido probado estar en lo correcto de que juntos, realizaremos el Sueño, y lograremos el mayor reto jamás emprendido en la historia del Universo.

Les Amo a todos ustedes. Somos Uno, inseparables como el viento y la hoja, por siempre y siempre.

Yo soy su Jesús/Sananda, junto con la Compañía Celestial.

Trascrito por Kathryn E. May, Enero 7, 2014, 8 PM, Los Ángeles, CA

Traducido por Moises y Viria